El caso de Bakulu Power

El salto a la energía renovable de una comunidad de ugandeses, a orillas del lago Victoria

Article image

El distrito de Buvuma en Uganda se encuentra en el lago Victoria –el segundo lago de agua dulce más grande del mundo, que se extiende entre Tanzania, Kenia y Uganda–. El distrito, compuesto por 50 pequeñas islas, es el único del país cuyos habitantes no tienen acceso a la energía eléctrica. A consecuencia de ello, su dependencia de la leña ha provocado una deforestación masiva. La empresaria ugandesa Lucia Bakulumpagi-Wamala está tratando de remediar esta situación con una compañía de energía renovable, Bakulu Power, que abastece de energía solar a estas comunidades aisladas.

Nacida en la vecina Kenia como hija de refugiados ugandeses, Lucia se trasladó con su madre a Canadá, donde se crió y sigue pasando la mayor parte de su tiempo. Fundó Bakulu Power con sus hermanos con el objetivo de llevar energía limpia a una de las regiones más pobres del país mediante la explotación de uno de sus recursos más abundantes: el sol.

Bakulu Power founder Lucia Bakulumpagi-Wamala speaks about her experience with this organization, which bets for clean energy
La fundadora de Bakulu Power, Lucia Bakulumpagi-Wamala, durante la conferencia de Berlin Energy Transition Dialogue en 2018. Foto cortesía de Lucia Bakulumpagi-Wamala.

Del suministro a pequeña escala a un impacto de grandes dimensiones

La empresa se ha centrado en las islas de Lubya, Namite y Kirewe, donde está diseñando y construyendo mini paneles —paneles solares de distribución eléctrica independientes de la red general— que suministran electricidad a un pequeño grupo de habitantes locales. Debido a su carácter autónomo, estos paneles resultan económicamente viables y tienen un impacto social positivo en las comunidades, al involucrarlas junto al gobierno local en los procesos de toma de decisiones.

Gerald Kyobe, jefe del subcondado del distrito de Buvuma, afirma que el cambio climático es una realidad urgente para sus residentes: “Es una realidad acuciante porque el clima es demasiado caluroso y ya no llueve. Al darles energía sostenible para cocinas solares y de bajo consumo, reduciremos la tala de árboles y evitaremos el uso de fuentes de energía peligrosas como la parafina y la gasolina”. El arquitecto que dirige el equipo de diseño de Bakulu Power, Ivan Kato Kayemba, está investigando también tecnologías de construcción resilientes, como la tierra prensada y el hempcrete (cemento de cáñamo), resistentes a condiciones climáticas adversas. Su alta masa térmica elimina también la necesidad de sistemas mecánicos de enfriamiento.

Lucia, considerada en 2017 por Forbes como una de las jóvenes empresarias más prometedoras de África, explica que la elección de la energía solar no solo ayudará a proveer de energía eléctrica a los residentes, sino que también aportará tecnología de vanguardia a una región claramente amenazada por los efectos del cambio climático: “En Uganda, el cambio climático es una realidad. Hace tan solo 10 ó 20 años, el país tenía estaciones relativamente predecibles, pero en los últimos tiempos se han vuelto más extremas. Para las comunidades de las islas, aún más vulnerables a estas condiciones meteorológicas cada vez más extremas, hacer frente al cambio climático se ha convertido en un tema acuciante. La alteración del clima provoca modificaciones en las precipitaciones, las escorrentías y la evaporación, que afectan a la disponibilidad del agua. El lago Victoria es una de las principales fuentes del Nilo y durante siglos ha sido fundamental para la vida de los habitantes de su cuenca. Aunque nuestra tarea principal es la electrificación, no creemos en los compartimentos estancos a la hora de actuar. El agua, la silvicultura y la gestión de residuos están directamente relacionados con la electrificación y el cambio climático, por lo que tenemos en cuenta todas las áreas”.

Colaboración con los sectores público y privado

Durante el proyecto, Bakulu Power también ha estado trabajando en estrecha colaboración con el gobierno local. Su fundadora cree en la importancia de la cooperación, no solo entre expertos y el sector privado, sino también con los gobiernos locales y las instancias internacionales: “Creo en la colaboración y la comunicación. Los gobiernos y el sector privado deben trabajar juntos y comunicarse durante todo el proceso. Nos sentimos muy orgullosos de ser una compañía local y de trabajar con el gobierno de Uganda en un proyecto tan importante. Nos comunicamos regularmente con este y con las agencias reguladoras. Se requiere cierta paciencia para evitar conductas poco éticas y un trabajo mal hecho”.

Un ejemplo de todo ello es el modo en que Bakulu Power llevó a cabo las evaluaciones ambientales y sociales pertinentes antes del lanzamiento del proyecto; un proceso largo y costoso que a menudo obvian las nuevas empresas, pero que resulta esencial para evitar cualquier impacto negativo en el futuro.

Bakulu Power’s survey team on a visit to the proposed construction site for the solar mini grids and the production of clean energy
El equipo de prospección de Bakulu Power visitando la parcela de construcción prevista para los mini paneles solares. Foto cortesía de Lucia Bakulumpagi-Wamala

“Creo que es crucial compartir conocimientos. Tengo el honor de estar en contacto con numerosos directivos, funcionarios y organizaciones de alto nivel de todo el mundo y creo que nuestro trabajo puede serles de utilidad. Ninguna persona u organización tiene todas las respuestas. Tenemos que dejar de lado nuestros egos y centrarnos en el trabajo, en la gente”.

Lucia afirma que establecer relaciones con estas organizaciones de alto nivel le ha permitido hablar sobre energía solar en sitios como las universidades de Yale y Cambridge o en la edición del pasado año del Berlin Energy Transition Dialogue.

Afirma que su intervención en Berlín les resultó particularmente estimulante a ella y a sus colegas. “Soy una gran admiradora de Bertrand Piccard, fundador de Solar Impulse. Seguí de cerca su vuelta al mundo en un avión solar hace unos años. Su viaje demostró que era posible. Soy una gran soñadora, así que su trabajo estimula mi imaginación y mi fe en que todo es posible”.

Más allá de las conexiones entre culturas, niveles de ingresos y nacionalidades, Bakulu Power representa la oportunidad de conducir a Buvuma hacia un futuro con energía solar. Mientras muchos países —entre ellos las mayores economías de África, como Sudáfrica o Nigeria— se enfrentan a los cortes de electricidad y la contaminación causados por nuestra dependencia de los combustibles fósiles, son proyectos como este los que pueden guiarlos hacia prácticas más sostenibles.

Las iniciativas a pequeña escala, como estos mini panelados de placas fotovoltaicas, pueden tener un impacto mucho más amplio, no solo al proporcionar acceso a una energía limpia, sino también impulsando por ello el desarrollo sostenible de otras industrias.

Imagen principal: Mini paneles de placas fotovoltaicas en un pueblo de África. Foto: fuente desconocida.