Diseño Multisensorial para Lograr la Felicidad

El futuro de los entornos en la era de la tecnología adaptativa

Article image

Poética personalizada

Existe una corriente de diseño sensorial que persigue eliminar los entornos dolorosos, e incluso crear soluciones sensoriales que van más allá del confort para construir espacios donde se optimice el rendimiento de las personas. Y esto no es todo lo que es capaz de hacer.

La fusión de la tecnología adaptativa emergente y el diseño multisensorial puede crear entornos que ayuden a las personas a cambiar de forma positiva, a crecer y a evolucionar a través de la poética personalizada. En este caso, el viaje del ocupante por dichos entornos ayuda de manera proactiva a las personas a hacer realidad sus deseos, sueños y metas. Esto intensifica la búsqueda del potencial humano y la felicidad.

Pero ¿cómo definir la poética personalizada? ¿Y cómo pueden los entornos encarnar esta cualidad?

Orquestar estímulos en el tiempo

En el entorno de un músico la luz es resplandeciente, un suave aroma floral llena el aire, y el sonido reverberante de lo que toca llena la habitación. Algunos pueden pasar por alto tales estímulos sensoriales del entorno, pero para el músico que trabaja en este espacio arquitectónico, estos marcan la diferencia. Ahora bien, ¿qué ocurre si la arquitectura cambia de forma dinámica mientras el músico toca su instrumento? La luz de la habitación cambia su tono para reflejar un amanecer, el olor del paisaje prevalece sobre el aroma floral, y la materialidad y la forma de la arquitectura se transforman para alterar la manera en que el sonido viaja hasta el oído. Mientras el músico toca su obra maestra, el entorno se adapta para ayudar a este artista a alcanzar su potencial de maestría. De la misma forma que cada cuerda de violonchelo ayuda al músico a expresar su visión, el entorno ayuda al músico a adquirir el dominio de la expresión artística. Así, la arquitectura donde el músico toca se convierte en una extensión adaptativa en tiempo real del artista.

Architecture and sensory design to increase positive emotional stimulation
Utilizar la arquitectura como extensión sensorial. Imagen Jesus Henriquez, Pexels

Como se puede apreciar en el ejemplo anterior, el diseño multisensorial del entorno no solo se centra en resolver necesidades dolorosas, también procura ayudar a los ocupantes a alcanzar los mayores niveles de autorrealización. Para lograrlo, la arquitectura debe orquestar sus estímulos tanto de forma transitoria como a largo plazo. Dado que las características arquitectónicas están posicionadas no solo en el espacio, sino también en el tiempo, pueden trabajar conjuntamente de forma dinámica para crear entornos que ayuden de forma proactiva a sus ocupantes a lograr la mejor versión de sí mismos. Así es como la poética personalizada puede funcionar dentro de una arquitectura que aprovecha al máximo el diseño multisensorial.

El hilo conductor

Sin embargo, no basta con personalizar la poética de un espacio mientras que los entornos circundantes permanecen inactivos en su interacción poética. Por ello, es beneficioso para los diseñadores del entorno personalizar la poética de las diferentes interconexiones espaciales, encontrando el hilo conductor del recorrido del ocupante a través de estos espacios. Esto incluye la personalización poética de los descubrimientos, hitos y metas de los ocupantes.

Dentro de un proyecto arquitectónico o de diseño urbano determinado, surge una importante cuestión que es necesario tener en cuenta: ¿en qué orden se experimentan las características constructivas o los edificios urbanos? Esto es de suma importancia porque la narrativa, o la secuencia de actos ambientales multisensoriales, desencadena los pensamientos, emociones y comportamientos que un ocupante en particular asume a medida que la percepción se convierte en acción. Dado que el viaje narrativo de un ocupante no se desarrolla en la misma secuencia cada vez, se crea una experiencia no lineal. Y es en esta experiencia no lineal donde podemos encontrar el hilo conductor.

Por ejemplo, una escuela de diseño sensorial adaptativo puede utilizar este enfoque de poética personalizada orquestando el entorno para que cambie solo en los momentos establecidos, para ayudar a evocar los comportamientos más beneficiosos que causarán un mayor impacto en el viaje educacional del alumno. En otras palabras, ¿puede el diseño de una escuela ayudar a un alumno a aprender un concepto enseñado en el aula a través del juego en el patio? ¿O puede una escuela ayudar a un estudiante a realizar nuevas conexiones entre el arte y la ciencia con un pasillo personalizado que muestre los trabajos de arte y ciencia de los alumnos de forma estratégica y dinámica? El diseño multisensorial que es adaptativo reconoce el orden en el que los alumnos se involucran en las funciones constructivas a lo largo de su día a día, y el entorno sensorial adaptativo encuentra el hilo conductor entre estas actividades para ayudar a los estudiantes a hacer realidad sus metas. Como consecuencia de esto, la felicidad aumenta. Es importante señalar que este enfoque del diseño va más allá de la consecución de objetivos a corto plazo (como la nota en un examen) desarrollándose aún más hasta convertirse en un entorno que motiva a los estudiantes a aprender cómo aprender, cómo pensar y cómo aumentar la creatividad para hacer realidad su propio potencial a largo plazo.

Una composición sensorial en desarrollo

La poética personalizada está marcada por la forma en que el diseño arquitectónico ayuda de forma proactiva a sus ocupantes a autorrealizarse y a perseguir sus deseos, sueños y objetivos. Por este motivo, es crucial aprovechar la experiencia multisensorial en arquitectura y las ciudades con un diseño que va más allá del sentido visual. Mediante la orquestación de todos los sentidos se logra que el entorno tenga su mayor efecto, donde sus espacios están diseñados para ayudar a los ocupantes a hacer realidad esa obra maestra en desarrollo que es su propia vida. Esta «composición» que se desarrolla a lo largo de la vida de una persona es la clave para encontrar la felicidad, y es el diseño multisensorial adaptativo el que puede ayudar a una persona a esculpir tal composición con su vida.

Imagen principal: Fachada arquitectónica. Imagen Scott Webb, Pexels

Suscríbete a la newsletter