Objetos marinos

Diseñadores inspirados por el océano

Article image

Hay pocas actividades que despierten mejor la creatividad en nuestro interior que mirar fijamente el mar azul. A continuación presentamos algunos diseñadores que han canalizado ese espíritu del mar y lo han convertido en objetos, muebles y arte.

Ocean artwork. Areniscos bowls by Victor Castanera
Cuencos de la colección de Areniscos de Víctor Castanera

Areniscos y Undae de Víctor Castanera

Víctor Castanera ha nacido y crecido en Barcelona y esta proximidad con el mar ha sido una fuente de inspiración constante. “Iba a menudo con mis padres a la Costa Brava, de manera que el mar es una de las cosas más importantes de mi vida; siempre ha estado presente en mí”, señala el diseñador. Uno de los frutos de esta inspiración es la colección Areniscos, una serie de cuencos hechos junto al mar. Para producirlos, Castanera vierte agua en la arena. Esta acción provoca que se forme un hueco que sirve de molde, y que, a continuación, llena con un material no tóxico con el que crea cuencos de bordes rugosos y arena incrustada. Cada pieza es única y no deja ningún rastro ni genera desechos.

Otra de sus colecciones es Undae, una serie de recipientes hechos con resina ecológica que vierte verticalmente en moldes para crear capas imperfectas e inconsistentes que parecen olas. En una versión, la resina se mezcla con harina de madera y serrín para que parezca arena y espuma del mar; en otra, pigmentos negros y azules le dan un aire oscuro y oceánico. “Una de las cosas que más admiro del océano es el movimiento constante del agua y la aleatoriedad de esos movimientos”, afirma el diseñador. “Creo que mi obra refleja visualmente este acto de armonía caótica”.

Ocean artwork. Travertine table by Clément Brazille
Mesa de travertino oceánico de Clément Brazille

Travertino oceánico de Clément Brazille

Clément Brazille da forma al travertino –un tipo de roca calcárea que se origina en el océano– trabajando el material de una forma más cercana a la carpintería que a la albañilería. El diseñador talla la roca formando tubos que revelan las capas de años acumulados. “Dentro de cada tubo de la roca se pueden observar los diferentes depósitos sedimentarios que corresponden a los años, como en el tronco de un árbol”, explica. En otras palabras, estos tubos de travertino son un “fragmento del océano”. El resultado es una colección elegante de escritorios, cómodas de diferentes tamaños, mesitas con patas delgadas y encimeras de superficies lisas. Cada pieza está numerada y firmada por el diseñador.

El mobiliario hecho con piedra natural o mármol es generalmente pesado y lujoso, pero la colección de Brazille tiene una simplicidad delicada, y sus formas suaves y lineales y sus tonos sutiles evocan a las olas del mar. Sin embargo, estas piezas no tienen nada de efímeras, ya que el travertino es fuerte y duradero.

Ocean artwork Terrazzo table by Brodie Neill
El artista Brodie Neill y una de sus mesas de terrazo oceánico

Terrazo oceánico de Brodie Neill

A lo largo de los últimos años, Brodie Neill ha producido una serie de diseños con terrazo oceánico, un material compuesto por cientos de diminutos fragmentos de plástico provenientes de los océanos del planeta. Esta técnica es una respuesta a su preocupación por la cantidad de residuos arrastrados por el mar que llegan a las costas de Tasmania, su lugar de origen. “Las playas de arena blanca ahora están llenas de plástico, desde pequeños fragmentos hasta botellas enteras”, comenta. Consciente de que era imposible conocer cuántos años tenía este material y cuál era su composición química, Neill llevó a cabo varios experimentos con diferentes tipos de microplásticos fundidos. Finalmente decidió adaptar la técnica tradicional de terrazo: un 70 por ciento de fragmentos de plástico combinado con un 30 por ciento de aglutinante para crear un material conglomerado. Los productos resultantes son Gyro y Flotsam, mesas con un diseño parecido a las que tradicionalmente se fabrican en mármol, madera y marfil. De esta manera, subvierte la idea convencional del lujo al sustituir los materiales más opulentos por una superficie colorida de plástico.

En la superficie de la mesa Gyro, se incrustó el compuesto formando un diagrama caleidoscópico en tonos azules para representar las líneas coordenadas de longitud y latitud de la Tierra.

La colección Flotsam está concebida completamente como piezas únicas: la mesa de centro que imita las ondas del mar está creada con terrazo totalmente blanco para reflejar el agua; en cambio, el banco está elaborado con fragmentos de plástico multicolor que representan la naturaleza flotante de los desechos de plástico.

Abyss table by Duffy. Ocean artwork
Mesa Abyss de Duffy

Abyss de Duffy

“El océano siempre me ha fascinado. De joven practiqué surf y esquí acuático durante mucho tiempo”, dice Chris Duffy. “Me pasaba horas mirando las profundidades marinas, esperando, observando y pensando… hasta el punto de que estuve a punto de ahogarme bastantes veces”.

La edición limitada de mesas y obras de arte de la serie Abyss capta esta sensación  que sentimos al quedarnos absortos mirando el océano. Si se mira de lado, parece una sección longitudinal geológica, con capas de madera talladas que forman pendientes y valles. Si miramos la superficie de vidrio desde arriba, tenemos la sensación de estar observando el mar, viendo las profundidades con una claridad sorprendente. “A diferencia de mis otros diseños, sabía exactamente cómo sería el producto final, incluso antes de dibujarlo”, afirma Duffy, que nos explica cómo ensayó con diferentes materiales y métodos para alcanzar su objetivo, pero finalmente decidió que la primera idea –capas de láminas de vidrio una encima de otra– era la más efectiva. “Este efecto me trajo a la memoria esa época de mi vida en que me pasaba largas horas mirando las profundidades oscuras del océano”.

Ocean artwork Exhibition: Ocean Memories by Mathieu Lehanneur
Exposición Ocean Memories de Mathieu Lehanneur

Ocean Memories by Mathieu Lehanneur

Cada una de las series de Ocean Memories es una fotografía tridimensional del mar en toda su turbulenta e inquieta magnitud. El artista ya se había inspirado en el agua en Liquid Marble, una serie de instalaciones que captura las ondas del mar sobre la superficie de unos bloques de mármol negro. En esta última colección Lehanneur vuelve a utilizar técnicas de diseño digitales para evocar el movimiento de un líquido en las piezas de mármol blanco y gris y bronce, que después pule para crear las superficies de mesas, bancos y taburetes. Congelados entre un aspecto sólido y líquido, los objetos marinos tienen un aire surreal y para Lehanneur “son un recuerdo de nuestra dependencia inextricable de los océanos y nuestra conexión con ellos. Esta serie nos obliga a enfrentarnos a nuestro pasado, nuestro presente y posible futuro”, reflexiona el diseñador en una entrevista en la galería Carpenters Workshop, que lo representa. “Simboliza la implicación tangible de nuestro estado humano; vivir en un mundo vivo. Al enfrentarnos al océano, sentimos tanto su fuerza como su debilidad”.

The Paused Beauty of the Aquatic Movement by Violeta McGuire
La artista Violeta McGuire con su obra The Paused Beauty of the Aquatic Movement (La Pausada Belleza del Movimiento Acuático)

 

Violeta McGuire

La idea de La Pausada Belleza Del Movimiento Acuático le llegó a Violeta McGuire cuando estaba practicando submarinismo. Quería crear una pieza de arte que pareciera una burbuja, un refugio, una pausa en el ajetreo del día a día. Imaginó un círculo de madera/cobre con un vacío en la mitad, cubierto de vidrio y que mostrara una tela moviéndose lenta e hipnóticamente en su interior. “Al mirarlo, te haría sentir en calma, como cuando miras el océano”, pensó. El proceso, sin embargo, fue menos sencillo. “Empecé a experimentar con motores y circuitos de agua diferentes que me permitieran materializar la idea de una escultura capaz de funcionar a largo plazo”, comenta. “Pasé casi un año y medio tratando de solucionar todos los detalles”. Pero McGuire cuenta que ella siempre se ha identificado con la lentitud y el ritmo de la vida bajo el agua. “A menudo siento que ahora invertimos menos tiempo en cada cosa que hacemos y corremos de aquí para allá sin fijarnos en lo que nos rodea. A veces esto me inquieta, porque me siento mucho más lenta que el resto de personas”, concluye.