Sostenibilidad=Introspección

Debes analizar tu negocio y a ti mismo antes de lanzarte a realizar cambios sostenibles

Article image

¿Quién eres? ¿De qué eres capaz? ¿Cómo te ven los demás? ¿Qué tipo de persona eres realmente? ¿Cuándo fue la última vez que te analizaste a fondo?

Por supuesto, todas estas preguntas pueden aplicarse también a las empresas y a los estudios de diseño y arquitectura. ¿Realmente sabes quién eres?

El autoanálisis es muy importante hoy en día, mucho más que antes. Si has visto programas en la tele como Dragons’ Den o has asistido a presentaciones, te habrás visto en la tesitura de tener que valorar la personalidad y las capacidades de los candidatos. Es posible que hayas desarrollado un «sentido» para las personas, valorando como serían realmente en su día a día y no solo cuando están realizando una presentación.

Cuando lanzamos VIN + OMI en el año 2000 nuestro modelo de negocio y la forma en la que abordábamos los proyectos estaban muy influenciados por nuestras personalidades. En su momento no fuimos conscientes de ello, pero tuvimos la suerte de tener una curiosidad natural y una cierta flexibilidad como parte de nuestra personalidad. Aunque esto puede tener ciertos inconvenientes, nos ha venido bien en 2022.

Desarrollamos nuestra marca como una ideología, no como un negocio de diseño. Queríamos crear una empresa que se ajustara a nuestras personalidades. Nuestra curiosidad y nuestro carácter inquisitivo nos impedían lanzarnos a un proyecto sin tener un conocimiento profundo de los materiales con los que estábamos trabajando. Sin embargo, en el año 2000 era virtualmente imposible obtener información totalmente transparente sobre la cadena de suministros y el origen.

Asiento de piedra en un diseño que apuesta por la sostenibilidad.
Asiento de piedra: La producción se compensó con un programa de compensación de carbono a gran escala. VIN + OMI. Foto cortesía VIN + OMI

Uno de los primeros materiales con los que trabajamos fue el látex y en particular, las láminas de látex. Ninguno de nuestros proveedores parecía saber de dónde provenía realmente, en qué condiciones se cosechaba la savia del látex y cómo se procesaba. Frustrados, decidimos investigar.

Visitamos las plantaciones de látex de Malasia y descubrimos que las condiciones de trabajo eran espantosas y que la gestión de los árboles de caucho era inadecuada, con el consiguiente impacto negativo sobre el medioambiente. Invertimos en una pequeña plantación en aquella zona y decidimos replantearnos la forma de producir el látex. Logramos producir una lámina de látex de forma ética y ecológica, si bien tuvimos que invertir mucho tiempo y dinero. Ofrecimos un programa educativo a la población de aquella zona y a nuestros trabajadores. Al mismo tiempo, desarrollamos un plan orgánico y sostenible de la plantación con una idea clara de cómo debíamos compensar nuestra huella de carbono si importábamos el látex.

Más adelante desarrollamos una amplia gama de tejidos sostenibles y nuevos procesos que aun utilizamos en nuestro trabajo como diseñadores. No sabíamos que estábamos adoptando la «sostenibilidad». En el año 2000 nos llamaban «hippies». Pero nos pareció que era lo correcto.

Por supuesto, esto es extremo. Pero como personas somos extremas y este extremismo, junto con la energía y persistencia necesarias en aquel momento, nos ayudaron a entender realmente el origen de los materiales.

La sostenibilidad en el sector textil.
VIN + OMI Impresiones sobre tejidos rPET fabricados a partir de tubos de pintura de Daler-Rowney. Foto cortesía VIN + OMI 

La normativa está llegando a los estudios de arquitectura y diseño y a las empresas de construcción. Esto, sin duda, es bueno. Y es el único camino a seguir. Pero también supone un cambio radical para algunos estudios.

No debes sentirte abrumado por los cambios y no dejes que la negatividad te supere. Ha llegado el momento de abordar los proyectos con una perspectiva sostenible. Estás obligado a hacerlo. No te queda otro remedio. Desde el punto de vista del marketing, debes presentarte como un animal plenamente consciente de la sostenibilidad, con flexibilidad. Debes inspirar a los clientes y a tus colaboradores con tu voluntad de cambiar y adaptarte, de explorar y desafiar.

Sí, te verás abrumado por el esfuerzo económico que debes realizar para ser más ecológico. Sí, te sentirás frustrado por muchas cosas este año y los próximos. Sabemos que son tiempos difíciles, esto no debería sorprenderte.

Si tienes la posibilidad de hacerlo, no te limites a utilizar materiales y procesos aparentemente sostenibles. Piensa bien si puedes aportar algo más. Aprende todo lo que puedas sobre los nuevos materiales sostenibles que se producen a diario. Examina tu negocio desde todos los ángulos para ver cómo puedes cambiar tu forma de trabajar para ayudar al planeta y luego comunícaselo a los demás. Dale a tus clientes la tranquilidad de que están trabajando con la persona adecuada. Es crucial que crean en ti. Siempre que puedas, esfuérzate por desarrollar nuevas formas de ser sostenible. Necesitamos ideas nuevas.

Lo que eres como persona y como estudio o empresa importa mucho más en 2022 que en cualquier época anterior. Incorpora rasgos como la curiosidad, la pasión, el espíritu lúdico, la experimentación, la positividad y muchos otros a tu forma de pensar.

Imagen principal: Pabellón Beetle (en desarrollo) realizado con plástico reciclado y latas de metal recuperadas en Hyde Park, VIN + OMI.  Foto cortesía VIN + OMI


KEPLER 62F
Una película de VIN + OMI

 

Suscríbete a la newsletter