Con el color a la calle

¿Qué color tiene tu barrio?

Article image

Entendemos nuestro trabajo como una herramienta para transformar el espacio público y crear vínculos entre las personas. Ahora nos vamos a Panamá, Colombia y Estados Unidos. Estaremos dos meses fuera, tras finalizar un proyecto en Barcelona, pero el próximo 29 de octubre a las 19h estaremos en Madrid dando una conferencia en Roca Madrid Gallery abierta a todo el mundo.”

¿Cómo fue el proceso de evolución de cuatro amigos pintando calles en Madrid a formar el colectivo Boa Mistura? 

Fue un proceso muy fluido. Nos conocimos con 15 años pintando grafitti en nuestro barrio de Madrid. Lo que era un hobby, salir por las noches a poner firmas o colarnos en alguna fábrica abandonada a pintar un mural, fue creciendo y nos fue robando más tiempo. Empezamos la carrera y, paralelamente, seguíamos pintando juntos y viajábamos por España pintando murales. Al acabar la universidad nos dimos cuenta de que habíamos dedicado más tiempo a pintar en la calle que a lo que habíamos estudiado cada uno.

En 2010 nos liamos la manta a la cabeza y montamos un estudio y decidimos ganarnos la vida con lo que más nos gusta hacer, pintar. Entonces, cogimos un espacio en el centro de Madrid que nos sirve de base de operaciones. Desde 2010 nos dedicamos a esto 100 por 100. Cada vez le dedicábamos más tiempo y fue como una salida natural. Cuando entregué mi proyecto de fin de carrera y me planteé la decisión de trabajar en un estudio de algún arquitecto o intentar continuar con mis colegas del barrio, lo tuve bastante claro.

Boa Mistura group’s work in Barcelona and Madrid public spaces.
Te comería a versos, Madrid, Barcelona, 2014. Foto cortesía de Boa Mistura

¿Qué es lo que buscáis actuando en los espacios urbanos?

Buscamos provocar una reacción en el ciudadano, despertarlo. En las ciudades en las que vivimos, prácticamente deshumanizadas, buscamos la humanización. La mano del hombre alterando espacios que no tienen vida. Nos sentimos ciudadanos muy activos: creemos que las ciudades deben de respondernos porque, al final, las ciudades están creadas por nosotros. Las ciudades deber ser organismos vivos. Pero, lamentablemente, no los son. Trabajando en ese espacio público, estando en contacto directo con el espectador, con el ciudadano, sin segregarlo, sin segmentarlo, como puede pasar en los grandes centros de arte que el público siempre está segmentado por un determinado nivel cultural, económico o social. En la calle no, en la calle está todo el mundo y nosotros trabajamos para inspirar y humanizar.

 ¿Cuál es la obra que os dio a conocer? 

Nosotros notamos que lo primero que generó cierta repercusión fue cuando vivimos en una favela en São Paulo. Estuvimos haciendo una intervención comunitaria donde pintamos cinco calles, haciendo un retrato de lo que era la favela para nosotros, lo que estábamos viviendo allí. Como artistas debemos descodificar y mostrar el momento que vivimos. Ese proyecto se publicó mucho, nos hicieron muchas entrevistas. Seguramente ha podido ser uno de los proyectos que nos pusieron en el mapa.

A transformation of public space in Brazil.
Luz Nas Vielas, “Magia”, San Pablo, Brasil, 2011. Foto cortesía de Boa Mistura

¿Nos puedes explicar qué habéis aprendido en estos casi 20 años trabajando con el color como el elemento principal?

 El color es una de las herramientas más evocadora que existe que, en nuestro caso, nos ayuda a trasmitir el mensaje. Representa a los lugares y a las personas. La primera vez que lo utilizamos de forma muy consciente fue en Sudáfrica en el  township de Khayelitsha, a las afueras de Ciudad del Cabo. Se trata de un municipio de tres millones de personas viviendo bajo chapas, les cedieron unos contenedores para montar un club del ciclismo, e hicimos un mural en el que cada uno de los colores representaba a las personas.

Luego, cuando hemos ido conociendo Latinoamérica, nos hemos empapado de esa saturación de colores que tiene el Caribe.

En Madrid, o en contextos urbanos más concretos, hemos trabajado mucho con blanco, negro o gris, porque es lo que nos ha replanteado siempre la ciudad. Luego vivimos estos  últimos cuatro años de cambio de gobierno en Madrid y, de pronto, algo pasó en nuestras obras que empezaron a ‘caribeanerse’.

El color es una herramienta que permite trasmitir estados de ánimo, conectar con las personas. En Latinoamérica lo primero que piden los vecinos es que sus casas sean de colores. Prefieren rodearse de color, porque es emoción e influye directamente en el estado de ánimo de quienes lo perciben día a día. A través de nuestro subconsciente asociamos el color a virtudes y estados emocionales que también están conectados con la cultura.

El color como mensaje, sentimiento y cultura es una realidad que cada vez más envuelve nuestro espacio y nuestra forma de vivir la ciudad.

Boa Mistura respects the context in public space.
The Diamond Inside, Sudáfrica, 2011. Foto cortesía de Boa Mistura

Respecto a las palabras y los textos que aparecen en vuestras distintas actuaciones ¿cómo elegís el contenido de los mismos?

Al igual que el color, el texto lo elegimos en el lugar y en relación a ese contexto. Al final, las dos cosas se suman y transmiten el mensaje que queremos difundir entre la ciudadanía o generar un debate o una reflexión. Cuando las palabras no son nuestras, sino que las hemos tomado con permiso de sus autores, un poeta, un músico o un escritor, lo hemos hecho con el texto del poeta, un músico o un escritor de ese lugar.

Cuando trabajamos de forma comunitaria, siempre nos acercamos a los vecinos a través de una serie de preguntas. Entre todas las preguntas que les hacemos, para que podamos entender el contexto en el que vamos a trabajar, hay una pregunta que siempre hacemos, queremos conocer sí hay alguien relevante, algún libro, película, músico o alguna canción que hable de su comunidad. Normalmente suele haber alguno y es allí dónde empezamos a buscar. Consideramos que es la forma en la que podemos conectar de manera más directa con el espectador y podemos hacer más justicia a ese lugar.

Boa Mistura let the community choose the proposal and the appearance they want for their public space
Luz Nas Vielas, “Poesía”, San Pablo, Brasil, 2011. Foto cortesía de Boa Mistura

¿Cuál es el proceso creativo tanto entre vosotros a la hora de desarrollar el proyecto como cuando se involucra la comunidad?

El proceso creativo, tanto si se involucra la comunidad como si no, es muy parecido. Solo cambia en los pasos previos.

Si se involucra la comunidad, hacemos una serie de encuentros previos con ellos. Lo llamamos dinámicas, compuestos de entrevistas, encuestas, debates para hablar del lugar y de su cultura. Siempre llegamos a contextos que no conocemos, en otro país o en otra ciudad, y la manera más respetuosa de acercarse a ellos para luego trabajar conjuntamente es pedirles permiso, presentarse, y además, aprender de ese lugar a través de las personas que lo viven. A partir de esa información, reflexionamos y debatimos qué debemos aportar a ese contexto para reaccionar con él.

Si es un proyecto comunitario, desarrollamos un par de propuestas para presentárselas a los vecinos, y son ellos quienes eligen la propuesta y el aspecto que quieren para su espacio público, que muchas veces, es su casa. Todo el proceso está bastante democratizado.

La entrevista ha sido realizada por Diane Gray, Elisa Martínez y Laura Bueno. Ha sido editada y resumida para mayor claridad.

Imagen principal: Boa Mistura. Foto © Javier Luzuriaga

Suscríbete a la newsletter