Tendencias en la arquitectura de estadios

Cómo los cambios en el diseño de estadios mejoran la experiencia de los aficionados y provocan regeneración

Article image

Hay pocas experiencias colectivas que puedan compararse con presenciar un evento deportivo en vivo. El gol en el último minuto, el golpe ganador que apenas roza la línea de fondo, la emoción del home run definitivo, son experiencias que nos unen, hermanándonos en un instante compartido de alegría y celebración en un estadio.

El deporte es tan inmensamente popular que uno de los primeros desafíos a los que siempre se ha enfrentado la arquitectura de estadios es acomodar al mayor número posible de espectadores dentro de un espacio predeterminado. Históricamente la solución implicaba gradas abarrotadas, sin tener en cuenta la seguridad de los espectadores o su campo visual.

Tras una serie de tragedias acaecidas en estadios europeos en las décadas de los 70 y 80, en los noventa se produjo un cambio promovido por los gobiernos y el mundo del deporte hacia el diseño de recintos con localidades sentadas que garantizaran la seguridad y comodidad de todos los espectadores. Sin embargo, las acciones destinadas a mejorar la “experiencia” del aficionado en el diseño de estadios ha llevado más tiempo a los arquitectos.

El cambio de siglo vio nacer la tendencia de diseñar estadios con forma de cuenco, en los que los asientos conformaban diferentes anillos alrededor del terreno de juego. Esta configuración maximizaba la capacidad de las gradas, pero para los espectadores situados en las esquinas superiores, a mucha distancia del césped, la calidad de la experiencia en vivo dejaba mucho que desear.

En la actualidad diseñamos graderíos teniendo en cuenta cálculos detallados del campo visual y la proximidad para garantizar que todos y cada uno de los aficionados se encuentra lo más cerca posible de la acción. Asimismo, se abre paso una tendencia a diseñar las gradas de manera más tradicional, sobre todo en los campos de fútbol, con cuatro gradas claramente definidas alrededor del terreno de juego e inmensas tribunas de un único nivel diseñadas para crear un sentimiento de unidad entre los aficionados y un ambiente ensordecedor.

Measure and enhance the atmosphere within stadiums is a key element in some stadium architecture and design process
Gradas en el Tottenham Hotspur Stadium, Londres, Populous, con dos de las cuatro pantallas HD gigantes. Photo © Hufton+Crow

La ciencia del ambiente

Esto forma parte de una tendencia en alza que ha llevado a los arquitectos a desarrollar sistemas con los que cuantificar, medir y mejorar el ambiente dentro de los estadios, un elemento esencial dentro de nuestro proceso de diseño en Populous. En el nuevo Tottenham Hotspur Stadium trabajamos con ingenieros de sonido para crear una proyección digital de la acústica en los graderíos, mostrando la reacción de las ondas de sonido a determinados materiales o formas en la estructura. Utilizando este sistema fuimos capaces de desarrollar una configuración a medida, inspirada en las salas de conciertos, con cubiertas que reflejan el sonido hacia las gradas, creando una cacofonía de ruido a medida que los cánticos se extienden por el estadio.

Nuestra intención era crear uno de los ambientes más ruidosos y más emocionantes durante los partidos, ya que a medida que la tecnología transforma la manera en la que consumimos el deporte, también aumentan nuestras expectativas a la hora de disfrutar de la experiencia de un acontecimiento deportivo en vivo.

En una época en la que el precio de las entradas no deja de aumentar y en la que puedes ver todos los partidos en alta definición desde la comodidad de tu propio salón, con acceso a estadísticas en tiempo real y repeticiones de jugadas desde tu teléfono móvil, los estadios no pueden continuar siendo simples estructuras funcionales diseñadas para albergar gente. Tampoco pueden priorizar las necesidades de los invitados VIP sobre las de los aficionados de a pie (de lo que se ha acusado a los estadios modernos). Los estadios modernos deben mejorar la experiencia de todos en los días de partido.

Creación de una experiencia física al nivel de la experiencia digital

La tecnología juega un papel importante en esto. Pantallas más grandes, sistemas de sonido de última generación, wifi ultrarápido y cobertura móvil de alta capacidad. Todo esto ayuda a crear un entorno inmersivo en el que los aficionados dentro del estadio pueden compartir sus experiencias con aficionados de todo el mundo. Más emocionantes si cabe son los artilugios futuristas a punto de aterrizar—gafas digitales que superponen información en tiempo real a lo que está ocurriendo en el campo, drones que llevan comida y bebida a tu asiento e incluso hologramas. Tras los pasos de productos como las gafas Google Glass o el servicio de entrega por dron de Amazon, es solo cuestión de tiempo que estas tecnologías pasen a formar parte de la experiencia en vivo de los aficionados a los deportes.

De vuelta al mundo analógico, los espacios en los que la gente se reúne en los estadios, alrededor de los puestos de comida y los bares y en el vestíbulo principal, juegan un papel igual de importante que la propia experiencia el día del partido. Hasta ahora, la calidad de estos espacios en Europa era bastante mediocre. Por ello, muchos aficionados prefieren comer o beber en algún lugar cercano al campo, llegando a sus asientos con el tiempo justo antes del comienzo del partido y saliendo justo después del pitido final.

There is a move in stadium architecture and design towards a model which seeks to create an all-day experience for spectators
Jump Studios, The Market Place en el Tottenham Hotspur Stadium Imagen © Jack Hobhouse

En respuesta a esto hemos presenciado un cambio en el diseño de estadios hacia modelos como el adoptado por el All England Tennis Club en Wimbledon o el hipódromo de Ascot, que pretenden crear una experiencia completa para los espectadores.

La magia de estos recintos reside en que son un destino integral, un lugar donde la gente elige reunirse, con restaurantes de calidad, bares y tiendas de alto nivel. Aunque en el pasado nos contentábamos con diseñar una barra de bar de acero inoxidable en el puesto de perritos calientes del vestíbulo del estadio, en la actualidad diseñamos bares con barras de madera de roble recuperada, un material que en la mayoría de los casos pervivirá durante más tiempo que el edificio en sí. Los materiales de calidad crean espacios de calidad y, a la vez, una experiencia de mayor calidad.

Diseño multiusos

Como era de esperar, estas mejoras suponen un incremento de costes considerable para los clubes y los gestores de los recintos. Para compensarlo, existe una creciente necesidad de que los estadios se conviertan en recintos multiusos con la capacidad de albergar eventos de diferente naturaleza. El césped retráctil del Tottenham Hotspur Stadium permite que el recinto pueda acoger partidos de la NFL, conciertos y otros eventos durante la temporada de fútbol, posibilitando una transición rápida entre ellos sin afectar a la calidad del césped. Esto proporciona nuevas fuentes de ingresos al club que así complementa su inversión en servicios de calidad para los aficionados, a la vez que ayuda a compensar la energía integrada en el edificio a través de un uso frecuente, lo que conduce a un desarrollo más ecológico y más sostenible desde el punto de vista medioambiental. También permite una actividad durante todo el año con el potencial de dar nueva vida a comunidades enteras.

Una situación céntrica es fundamental para lograr esto. Al construir estadios en zonas de alta densidad poblacional, en lugar de en el extrarradio de las ciudades, se convierten en catalizadores de la regeneración, centros cívicos que impulsan el desarrollo, inyectando fondos en la economía local e incrementando el valor de las propiedades ya existentes.

Para mí, como arquitecto, todo esto conduce a un diseño mucho más interesante: nos desafía a crear un inmenso edificio moderno en un entorno urbano denso, en concurridas calles comerciales y entre viviendas. Pero lo que es más importante, crea un vínculo tangible entre el club y la comunidad.

Si tuviera que elegir la tendencia más destacada en la arquitectura de estadios, sería esta: la reintegración de estos edificios a un entorno urbano. Porque si el deporte tiene un importante elemento unificador, de la misma forma los estadios deben poder ofrecer más a la comunidad a la que sirven.

Imagen principal: Tottenham Hotspur Stadium, Londres, Populous, Imagen © Hufton+Crow