Lugares de trabajo Post-COVID

¿Qué acaba de suceder ...?

Article image

Cuando dimos la bienvenida a la nueva década el 31 de diciembre, no teníamos ni idea de lo diferentes que serían nuestras esperanzas y expectativas para el Año Nuevo y lo profunda y rápidamente que cambiarían nuestras vidas en solo unos pocos meses.

Las celebraciones masivas y abarrotadas en Times Square, y en muchas otras partes del mundo, son impensables hoy y en el futuro previsible. La velocidad de esta transformación ha sido nada menos que traumática para todos nosotros. Las imágenes de multitudes jubilosas que solían inspirar alegría ahora son inquietantes.

Más allá de la crisis de salud y la tragedia humana de perder a tantos por un virus para el que no tenemos cura, la crisis se ha vuelto económica y política, con el espectro de una crisis social que probablemente continuará.

En un esfuerzo por contener las consecuencias financieras de esta crisis, tenemos que volver a la productividad, minimizando los riesgos para la salud que podrían reavivar un nuevo brote.

La profesión arquitectónica necesita comprometerse con los CEO, economistas, sociólogos y profesionales de la salud para enmarcar y estructurar un retorno al trabajo con el fin de reiniciar la economía.

Es imposible y poco realista suponer que tenemos las respuestas. Estamos en un momento en el que tenemos que enfrentar el futuro cercano sin comprometer el largo plazo. Las medidas que comenzamos a tomar hoy no pueden ser un parche temporal que eventualmente eliminemos una vez que todo «vuelva a la normalidad». Sabemos muy bien … que esto no ocurrirá.

¿Qué sigue? Soluciones y políticas espaciales trabajando de la mano

Para observar el microcosmos de nuestro lugar de trabajo y las medidas que estamos imaginando, necesitamos analizar a mayor escala los sistemas sociales interconectados, que abordan la densidad y el contagio a escala nacional e internacional, y luego traducir esas ideas a edificios individuales y espacios interiores.

La gente en un lugar de trabajo diseñado para las nuevas normas de distancia social de 6 pies / 2 metros todavía tiene que sortear el transporte público y el uso de ascensores, donde reducir la densidad es mucho más difícil y debe ser gestionado por las administraciones públicas.

Los lugares de trabajo dan forma a la calidad de nuestras vidas. Pasamos más horas del día en la oficina que en casa, hasta hace poco … y las corporaciones  reconocidas entienden que una inversión en el lugar de trabajo es una inversión en capital humano. La calidad del lugar de trabajo atrae y retiene el talento, y da forma a la cultura corporativa. El bienestar humano y la seguridad deben garantizarse a nivel físico, profesional y emocional.

Oficinas centrales de Johnson Wax por Frank Lloyd Wright
Oficinas centrales de Johnson Wax, un ejemplo icónico de diseño innovador de oficinas por Frank Lloyd Wright, 1939, Racine, WI, US. foto Librería del Congreso/Unsplash

La forma en que las empresas naveguen por la nueva y desconocida situación que nos ha tomado a todos por sorpresa, debería ser un reflejo de sus valores, para el futuro inmediato y el más distante.

De reactivo a proactivo y flexible

En las últimas décadas, la planificación de la oficina se ha visto conformada por un creciente enfoque en la expresión de la marca y la atracción del talento, al tiempo que se equilibraban los problemas de densidad y los costes inmobiliarios. Una crisis de salud, así como los futuros eventos disruptivos causados ​​por riesgos diversos, como el cambio climático, ahora deben tenerse en cuenta en esta ecuación. Actualmente existe el peligro de reaccionar de forma exagerada y, en general, de ser solo reactivo. Necesitamos desafiar las suposiciones y prepararnos para ser flexibles y adaptables.

Consultorías como BCG, McKinsey y en particular Cushman & Wakefield, así como fabricantes como Steelcase, están investigando y escribiendo sobre los desafíos y las demandas del liderazgo en este lugar de trabajo transformado.

C&W ha puesto a prueba un proyecto piloto en su oficina de Amsterdam mediante la implementación de una serie de soluciones espaciales y directrices tituladas, “La oficina de 6 pies”. (“The 6ft office”.)

Las hipótesis de los futuros lugares de trabajo

Muchas de las soluciones propuestas a través de recientes publicaciones tienen como objetivo evitar el contagio entre las personas en el trabajo, que a grandes rasgos se pueden resumir en los siguientes segmentos:

  • Comunicación de nuevas políticas y regulaciones a visitantes y empleados a través de un programa de comunicación gráfica conciso y claro que explica las normas.
  • Reducción de la ocupación para hacer posible el distanciamiento apropiado con planos de planta dispuestos con un círculo imaginario de 6 pies / 2 metros alrededor de cada asiento y adaptación o eliminación de áreas comunes.
  • Nuevos productos como mamparas protectoras de diversos tamaños, divisores de las estaciones de trabajo, dispensadores de desinfectante instalados en paredes o suelos y pomos de puertas que se accionan con el codo ya están proliferando.
  • La gestión de la circulación con rutas marcadas en suelos y paredes para evitar la invasión del espacio de las personas que circulan en dirección contraria.
  • Un número limitado de superficies compartidas que se puedan tocar incrementando la normativa de limpieza y saneamiento.
  • Capacitación de un grupo dedicado a administrar y hacer cumplir las nuevas y desconocidas normas.
Trabajando en casa
Trabajar en casa continuará siendo una opción en el futuro. Creative Commons-CC0_Foto de Burst/StockSnap

Mirando un poco más lejos

Es imposible hacer predicciones inteligentes mientras navegamos e identificamos todas las incógnitas de esta crisis sin precedentes. El mejor enfoque es planificar la flexibilidad continua, a nivel espacial y normativo. Por ejemplo, podríamos alentar a los líderes a:

  • Incorporar tecnología para que un vestíbulo de densidad reducida pueda funcionar como espacio de reunión entre compañeros en casa y en la oficina, y equipar las áreas subutilizadas con estaciones de trabajo adicionales.
  • Evolucionar las tecnologías disponibles para crear una conexión perfecta entre el lugar de trabajo analógico y el virtual (remoto).
  • Hacer del trabajo desde casa una opción real con las mismas posibilidades de ascenso profesional.
  • Planificar los espacios y especificar materiales para un mantenimiento y desinfección sin daños.
  • Desarrollar apps que faciliten el control desde el propio teléfono móvil, como acceder a un espacio o llamar a un ascensor.

El diseño del lugar de trabajo se encuentra en la intersección de la creación de valor, el avance tecnológico, el cambio generacional, la sociología, la psicología, la identidad de marca y la planificación del espacio, influenciados y moldeados por todas las disciplinas en diferentes proporciones dependiendo de las necesidades corporativas y de la cultura.

Tiene que permitir cambios futuros e inevitables, al tiempo que proteja el bienestar humano forjando (afortunadamente) uno de los activos más fuertes de la humanidad … nuestra capacidad de adaptación.

Imangen principal: Knoll Propeller Collection es un sistema integral basado en la flexibilidad y adaptabilidad para todo tipo de oficinas por Emanuela Frattini/EFM Design. Foto © EFM Design

 

Suscríbete a la newsletter